15
sep

En efesios 3:14 – 21 encontramos una oración que Pablo está haciendo por los efesios, el pide que por medio del Espíritu Santo puedan ser cristianos fuertes de ánimo, a través de una constante comunión con Dios, Pablo dice: “que Jesucristo viva en sus corazones” allí no está hablando de Jesús como un huésped sino como el dueño de tu vida. ¿Consideras a Jesús como el dueño de tu vida o como huésped en una habitación de tu corazón?

 

La oración de Pablo tenía como propósito que la iglesia entendiera la dependencia y confianza que debía tener en Jesús, y este sigue siendo el mismo deseo que hoy Dios tiene para ti, que puedas ser capaz de comprender la dimensión del amor de Dios, conocerlo por experiencia y en forma personal, para ser lleno totalmente en Él.

 

Es la presencia real de Jesús cada día en tu vida la que te permitirá conocer ese AMOR sin medida ¿Estas pasando por un tiempo de difícil? Es él Espíritu de Dios el que te fortalecerá, ¿Te sientes solo? Jesús está contigo, Él te acompaña. ¿Qué puedes hacer? Invierte tiempo en oración a Dios, enfócate en otros, pídele que ese amor se manifieste en tu vida, hazlo practico, esta maravillosa realidad no hace más que dar toda la gloria a Aquel “que puede hacer muchísimo más de lo que nosotros le pedimos o pensamos, gracias a su poder que actúa en nosotros”, rinde tu vida a su poder y decide hoy depender y confiar en su inagotable amor.

 

Dios debe tener el primer lugar en tu vida, debe ser el dueño de todo lo que eres y no un huésped en tu corazón, te desafiamos que hoy puedas decir: TODO LO QUE ERES LE PERTENECE A JESÚS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *